Saltar al contenido

Ser transportista de mercancías peligrosas hoy en día

13 noviembre, 2018

El transportista de mercancías peligrosas, ese conductor que cruza España y Europa al volante de su peso pesado, cargado con gas, combustibles, productos químicos y otros inflamables o explosivos, y que practican una profesión tan arriesgada como poco reconocida.

La jornada laboral de un transportista de mercancías peligrosas

Hoy, queríamos darles el retrato de este conductor de hidrocarburos (gasolina, gasoil, etc.). ¿Quién es él?, ¿Cómo vive?, ¿Cuáles son sus labores?. Para averiguarlo, acudimos a un centro de almacenamiento y carga de hidrocarburos. La cita es a las 4:15 am, todavía es de noche. Solo luces brillantes, las de los faros de los camiones cisterna, ordenados en fila en un amplio estacionamiento. Al volante de uno de ellos: José M. quien acaba de comenzar su trabajo del día. Finalmente, preparado para arrancar el motor después de haber cargado y preparado el vehículo con el equipamiento necesario para una intensa jornada laboral.

“Acabo de cargar el camión, voy a efectuar la entrega. Todos los días conduzco mi camión cargado con 36,000 litros de gasoil, mi labor es abastecer el combustible a las diferentes estaciones de servicio temprano en la mañana. La gente no se da cuenta, pero se trata de una vida fuera de sintonía, interrumpida por las rutinarias inspecciones de seguridad al costado de la carretera. Han pasado doce años desde que empecé, y es realmente agotador. Me levanto a las 2 am cada noche para abastecer a tiempo a los diferentes puntos de entrega. ¡Pero es mi trabajo y me encanta! “.

transportista de mercancías peligrosas

Ser transportista de mercancías peligrosas también implica enormes responsabilidades: por ejemplo, el momento de la descarga en la estación de servicio es un paso siempre delicado. Es necesario vestir con ropa de protectora de seguridad, incluso a temperaturas de 40 grados en verano y a pleno sol.

No nos damos cuenta, pero nuestro trabajo en climas cálidos es incluso más difícil que cuando llueve o nieva. El calor es nuestro enemigo cuando transportamos este tipo de mercancías. También debemos ponernos zapatos de seguridad, casco, guantes … ¡Nuestro trabajo es muy técnico!. Además a diferencia de los conductores que transportan mercancía convencional, los transportistas de mercancías peligrosas tenemos la obligación de someternos a un examen para obtener el certificado de formación ADR, el cual debemos renovar cada 5 años “. 

Somos transportistas, y cargamos una gran cantidad de materias delicadas, por ello debemos ser muy precisos durante la carga y descarga de estos productos. En ocasiones descargamos cuatro tipos de combustibles diferentes en un misma estación de servicio, lo cual también es una gran responsabilidad, la rutina, el cansancio acumulado, las prisas por llegar a tiempo a cada punto de entrega, a veces nos hace cometer errores, en una ocasión un compañero de trabajo descargó un tipo de combustible en el tanque inadecuado, la estación de servicio se vio muy afectada ya que además de la descontaminación del tanque, se perdieron ventas durante el proceso, por cosas como esta debemos mantener la alerta durante el transcurso de la descarga“.

“También corremos riesgos al respirar materiales peligrosos durante este tipo de operaciones. Transportar líquidos inflamables o materiales explosivos, etc. es peligroso para nosotros, sobre todo en caso de accidente, fuga o un descuido durante las operaciones de manipulación, pero también es un riesgo para aquellos con los que nos codeamos en el momento de la descarga del combustible en el tanque, puesto que es uno de las operaciones más delicadas, dicha maniobra es de una gran responsabilidad para nosotros “.

Cuando realizamos un acto tan trivial como repostar nuestro vehículo en una estación de servicio, en ocasiones no somos conscientes de la ardua labor y responsabilidad que cargan a sus espaldas los transportistas de mercancías peligrosas, como, por ejemplo, el riesgo asociado a la profesión, la responsabilidad que supone el manejo de productos peligrosos y una vida laboral fuera de horarios.